EL RETO

Evaluar la eficacia de la formación que se imparte en la organización, para saber hasta que punto lo aprendido en los cursos de formación es transferido al puesto de trabajo, y para conocer el impacto que tiene en la organización

LA SOLUCIÓN

Diseñar y aplicar un procedimiento para evaluar la eficacia de la formación según el modelo de 4 niveles de Kirpatrick (1. reacción o satisfacción), 2. aprendizaje, 3. aplicación o transferencia y 4. impacto en el negocio). El acento se pone en el nivel 3, para medir la aplicación al puesto de trabajo de los conocimientos y habilidades aprendidos en las acciones formativas.

EL RESULTADO

“En un tema que interesa a todas las organizaciones -pero que es muy difícil de implementar- demostraron una gran capacidad de adaptación a las demandas del cliente, al adaptar planteamientos abstractos y teóricos, a un procedimiento plenamente usable y aplicable”

Felipe López

Jefe de Formación en Nuclenor